Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.
2 Timoteo 3:16-17

Tertuliano de Cartago (160-225 d.C.) escribió una vez: «¿Qué tiene que ver Atenas con Jerusalén?»  Escribió estas palabras con gran preocupación porque estaba presenciando la remodelación del cristianismo por la influencia de las filosofías seculares de su época.  La fe, que había sido «una vez para siempre entregada a los santos», [1] estaba siendo deformada por las «verdades» más prominentes y más aceptadas del mundo secular.

Este tipo de sincretismo [2] siempre ha sido el mayor peligro al que se enfrenta el cristianismo y su misión en el mundo.  Por esta razón, siempre debemos elegir las Escrituras sobre cualquier otra voz o influencia que contradiga las verdades de las Escrituras o agregue algo a ellas.  El cliché comúnmente aceptado de «toda verdad es la verdad de Dios» parece tener una gran integridad intelectual, pero aceptarlo sin precaución y sin las mayores restricciones es abrir una caja de Pandora y llenar la fe cristiana con todo tipo de errores en doctrina y práctica.  Las Escrituras son la única fuente infalible de verdad. Son independientes y no requieren ni solicitan la asistencia o aprobación de otras disciplinas. Aunque podemos apreciar y utilizar los grandes descubrimientos que están fuera de las Escrituras, no debemos considerarlos iguales.  La historia ha demostrado que cuando una persona, consejo o disciplina se coloca al lado de las Escrituras, pronto usurpa la autoridad de las Escrituras y se convierte en un factor de control en la remodelación del cristianismo. En nuestros días, dos de las fuerzas más poderosas y peligrosas que están usurpando la autoridad de las Escrituras y remodelando la iglesia y sus esfuerzos misioneros son el pragmatismo y las ciencias sociales.

Debería ser obvio que el pragmatismo se ha convertido en la regla del día en el evangelismo y las misiones. La pregunta ya no es: «¿Es bíblico?» sino más bien, «¿Funciona? ¿Produce resultados?» Esta es una regla mortal a seguir. Es una brújula engañosa que ha resultado en el naufragio de muchos ministerios. En lugar de desarrollar una metodología bíblica basada en una interpretación adecuada del texto, las organizaciones misioneras y los misioneros se apresuran de conferencia en conferencia y de libro en libro en busca de la última moda o metodología popular que prometa el éxito. Muchas de estas estrategias tienen la apariencia de sabiduría y pueden resultar en una breve furia de expectativa y actividad, pero son de poco valor para el avance del reino de Cristo. No nacieron de las Escrituras y no dependen de la vivificación del Espíritu. Están llenos de engranajes y ruedas, pero no tienen vida. Comienzan con un gran ruido y rápidamente se detienen. Posteriormente, se descartan y se reemplazan. Son las armaduras de Saúl, [3] y quienes las emplean están confiando en el brazo de la carne.[4]

La otra gran fuerza secular que está remodelando el cristianismo y su misión en el mundo son las ciencias sociales, la hostil alternativa del hombre caído a las Escrituras para poder reparar su propia ruina. Debido a la baja visión actual de la doctrina del evangelicalismo y su ignorancia de la verdad teológica, su mensaje y metodologías han caído bajo la influencia poderosa pero errónea del antropólogo, sociólogo y psicólogo secular.  Sus teorías inciertas, cambiantes y anti-bíblicas han devorado el fundamento mismo de nuestra fe, han drenado el poder de nuestra proclamación y nos han dejado con poco que decir al mundo.

Debemos hacernos la misma pregunta que le fue dada a Elías para preguntarle al rey Ocozías: “¿No hay acaso Dios en Israel para que vayáis a consultar a otros dioses? [5] ¿No hay Dios en el evangelicalismo para que vayamos a buscar el consejo de las mismas disciplinas que comenzaron como alternativas a las Escrituras y la cosmovisión cristiana? ¿No sería más prudente seguir la amonestación de Dios al profeta Isaías y sus discípulos?

“Y cuando os digan: Consultad a los médium y a los adivinos que susurran y murmuran, decid: ¿No debe un pueblo consultar a su Dios? ¿Acaso consultará a los muertos por los vivos ? ¡A la ley y al testimonio! Si no hablan conforme a esta palabra, es porque no hay para ellos amanecer”.[6] 

Si queremos recuperar y mantener nuestra brújula bíblica en las misiones, nuestra doctrina y metodología deben ser moldeadas por las inerrantes e inmutables Escrituras a través del trabajo del exégeta, el teólogo y el historiador de la iglesia. No necesitamos las opiniones antibíblicas y cambiantes del psicólogo, antropólogo, sociólogo o experto pragmático en el crecimiento de la iglesia. Debemos esforzarnos con la mayor intención y esfuerzo por extraer nuestras doctrinas y metodologías de las Escrituras.

Notas:

1. Judas 1: 3

2. El sincretismo se refiere a la fusión de ideas religiosas y culturales distintas y a menudo contradictorias.  Ejemplo: la fusión de la enseñanza budista o islámica con el cristianismo ortodoxo, o la entrada de la filosofía secular o la cultura pop dentro de la iglesia.

3. I Samuel 17: 38-39

4. II Crónicas 32: 7-8

5. II Reyes 1: 3, 6, 16

6. Isaías 8: 19-20

4 Comentarios

Josefina Ayala Zendejas

Que el Señor siga bendiciendo al hno Pablo, este artículo es de gran importancia en estos días, en que es tan delgada y sutil la línea entre el cristianismo y el seudo evangelismo..por falta de discernimiento y estudio e la Biblia.


Responder

Jhonathan yosner Rodriguez ortega

Les saludo con la paz del Señor queridos hermanos soy el hermano Jhonathan de perú, les escribo para que nos puedan apoyar con la obra del Señor en la selva peruana pichanaki ashaninka, muchas gracias.


Responder

Mauricio Tapias

Soy el director del programa de los sábados «Descubramos el asunto» y nos encantaría entrevistar al pastor Paul Washer, esto es posible? Apreciaríamos su presencia con nosotros, quedamos atentos a la respuesta. Bendiciones


Responder

csantos624

El hermano Pablo se está didicando exclivamente a su familia y a su libro. Por ahora no está dando entrevistas ni conferencias. Dios te bendiga.


Responder a Jhonathan yosner Rodriguez ortega Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

41 − = 38