“No hay otra razón por la que Dios deba salvar al hombre, sino por causa de Su nombre, no hay nada en el pecador que pueda darle el derecho para salvación, o recomendarlo para recibir gracia; debe ser el propio corazón de Dios el cual debe dictar el motivo por el cual los hombres han de ser salvos. Una persona dice, ‘Dios me salvará, porque soy muy honesto.” Señor, Él no hará tal cosa. Otro dice, “Dios me salvará porque soy muy talentoso.’ Señor, Él no lo hará. ¡Tu talento! Por qué balbuceas, presumido idiota, ¡tu talento es nada comparado con el del ángel que una vez estuvo parado frente al trono, y pecó, y ahora es arrojado al hoyo más profundo para siempre! Si Él salvaría a los hombres por sus talentos, Él salvaría a Satanás; por que él tiene talento suficiente. Como por tu moralidad y bondad, no son nada más que trapos de inmundicia, y Él nunca te salvará por cualquier cosas que hagas.” (El Púlpito de New Park Street, Vol.3, p.69-70)

“[La verdad de que Dios hace todo por causa de Su nombre] abre grandes puertas a los pecadores. Ahora, escuchen esto. Quizás haya alguien aquí que diga, ‘soy tan culpable; tan indigno; tan vil, que Dios no puede salvarme por mérito de algo en me. Soy todo lo que no debería ser.’ Aférrate a eso, hermano. No te canses de eso, tienes sujetada la verdad en este momento. ‘Entonces, ¿por qué Él debería salvarme?’ preguntas tú; ‘no puede ser por causa de algún uso que Él pueda hacer conmigo; porque soy ignorante; desconocido; débil de mente; Dios no puede obtener nada de mi; Él no puede salvarme por causa de eso.’ Pero mira, señor, Él puede salvarte de manera que pueda hacerse un gran nombre para Sí; porque si Él te perdona, un gran pecador traerá gran alabanza a Su misericordia. Si Él te cambia, tú que has estado desesperadamente rendido a la mala conducta traerás gran crédito a Su poder. Si Él te toma, tu que eres tan insignificante y desconocido, tempranamente mostrarás la grandeza de su condescendencia, y la maravilla de Su amor.” (El Púlpito del Tabernáculo Metropolitano, Vol.37, p.573)

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

29 + = 34