Norval Geldenhuys escribe, “Ciertamente es la característica única da la religión cristiana que este basada en hechos históricos definitivos y no en especulaciones o teorías. Espiritualmente, no podemos vivir en incertidumbres o medias verdades. Todas las otras religiones  y sistemas filosóficos descansan en especulaciones e ideas humanas. Eso es el porqué se contradicen entre ellas tan radicalmente en prácticamente cada aspecto importante y no permite verdadera satisfacción por el más profundo anhelo del corazón humano. En el cristianismo, sin embargo, vemos cómo Dios a través de muchas centurias ha tratado con el hombre efectivamente y ha hablado con él – primero para prepararlo para la venida de Cristo y finalmente en y a través del Señor Jesús mismo. Mientras que las demás religiones son solo manifestaciones de las dificultades de la humanidad en su profundo deseo por conocer y disfrutar la divinidad; encontramos en la Palabra de Dios la historia de cómo el Dios viviente en Su gracia salvadora entró en la vida de la humanidad, buscando salvar aquellos que estaban perdidos.  Lucas, por lo tanto, precisamente enfatiza los confiables datos históricos de la narrativa del Evangelio.” (NICNT, Luke, p.55)

J.C. Ryle escribe, “El corto prefacio, el cual ahora hemos leído es una característica peculiar del Evangelio de San Lucas. Pero encontraremos, examinando,  que está lleno de la más útil instrucción. En primer lugar, San Lucas da un corto, pero valioso, bosquejo de la naturaleza de un Evangelio. Él lo llama, ‘una historia de las cosas que entre nosotros son muy ciertas.’ Es una narrativa de los hechos acerca de Jesucristo. El cristianismo es una religión edificada sobre hechos históricos. No perdamos nunca vista de esto. Así fue presentado a la humanidad desde un comienzo. Los primeros predicadores no fueron de arriba abajo por el mundo proclamando un elaborado sistema artificial de doctrinas difíciles y profundos principios. Ellos hicieron, el decir a los hombres los grandes hechos verídicos,  su principal tarea. Ellos fueron por todas partes diciéndole a un mundo cargado de pecados, que el Hijo de Dios vino a la tierra, y vivió por nosotros, y murió por nosotros, y se levantó de nuevo. El Evangelio, en su primera demostración, fue mucho más simple que en muchas hechas ahora. Y no fue ni más ni menos que la historia de Cristo. Apuntemos a la más grande simplicidad en nuestra propia religión personal. Que Cristo y Su Persona sea el sol de nuestro sistema, y que el principal deseo de nuestras almas sea vivir la vida de fe en Él, y conocerlo mejor diariamente.” (Expository Thoughts, Lucas, Vol.1, p.1-2)

 

1 Comentario

Carlos Valladares

El problema con Las demas religiones creo que no conosen la Historia, ni saven como aplicar o entender, lo que Dios quiso decir. Pero otro problema que veo, es que no hay maestros que puedan enseñar el verdadero Evanvelio de Cristo.
Yo admiro mucho al hermano Paul washer no lo idolatro si no que es un hombre que busca hacer la voluntad de Dios.


Responder

Responder a Carlos Valladares Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 1