“Así como la comida es agradable, deliciosa, y refrescante para el cuerpo del hombre, del mismo modo hacer la voluntad de Dios fue tan agradable y refrescante para el alma de Cristo. Él tomó tanto placer en ella, como un hombre hambriento al comer y beber. Una parte de la voluntad de Dios fue asumir la naturaleza humana; Él hizo esto con deleite y placer; otra parte fue cumplir la ley, y esta estaba en Su corazón, y era Su delicia, y ahora la estaba haciendo; y otro aspecto de esta fue sufrir y morir en la cruz en lugar de Su pueblo; aunque así de desagradable fue en sí mismo para la naturaleza humana, aún así Él alegremente convino en hacerla, y a veces fue, por así decirlo, impaciente hasta que sea cumplida; Él voluntariamente se hizo obediente a ésta; ningún hombre podría, con las más grandes ansias comer, como Cristo hizo la voluntad y obra de Su Padre, incluso hacerlo por aquel que fue más ingrato con Él, como el hombre”. (EONT, Vol.7, p.790)

Traducido por Lidia Vasquez

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 1 =