J.C Ryle escribe, “El significado directo de esta palabra es, que nuestro Salvador realmente tomó la naturaleza humana en Él, para salvar pecadores. Él realmente se hizo hombre como nosotros mismos en todas las cosas, excepto solo en pecado” (Pensamientos Expositivos, Juan, Vol.1, p.24).

Chrales Spurgeon escribe, “Nótese que la palabra ‘carne,’ no dice, ‘El Verbo se hizo hombre;’ significa eso, pero el uso de la palabra ‘carne’ trae a Jesús aún más cerca a nosotros, y muestra que Él tomó para Sí la misma naturaleza y sustancia de la humanidad. Él no simplemente asume el nombre y noción, y apariencia, de la humanidad, sino que la realidad: Él en realidad toma en unión con Él mismo la debilidad, el sufrimiento, la moralidad de nuestra humanidad. Él no era un espectro, o aparición, sino que tuvo un cuerpo humano y una alma humana… Cuando el Señor vino a ser hueso de nuestros huesos, y carne de nuestra carne, Su encarnación en un cuerpo humano lo trajo mucho más cerca al hombre que cuando solamente habitaba entre cortinas, y ocupaba una tienda en el medio de Israel” (Púlpito del Tabernáculo Metropolitano, Vol.31, p.530).

Gerald Borchert Escribe, “La confesión de una genuina encarnación es una de las afirmaciones teológicas básicas de la cristiandad. Aunque los cristianos puedan diferir en un número de asuntos teológicos, la encarnación ha sido uno de los pocos límites doctrinales que se aplican a todos los llamados legítimamente por el nombre de Cristo.  En el polémico contexto de I Juan 4:1-3, la encarnación es definida como la prueba determinante de, si bien la presencia del Espíritu de Dios o bien el espíritu del anticristo está en la comunidad” (NAC, Juan, p.119).

1 Comentario

ALESUS

Muchas gracias por su ministerio, por favor continúen adelante para Su Gloria y para nuestra edificación en Cristo.


Responder

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

28 + = 35