Martyn Lloyd-Jones escribe, “‘¿Cómo será esto?’ pregunta María, cuando es informada de la promesa por el ángel. ‘La cosa es imposible,’ dice ella. Esta es la respuesta, ‘Con Dios nada es imposible;’ como si el ángel se volteara hacia ella y dijera, ‘¡Ah! María, todavía estás pensando en los términos antiguos y en la manera humana antigua. Lo que te estoy anunciando es muy diferente. Dios va a actuar ahora. Humanamente hablando tú estás en lo correcto, pero esto no va a ser humano, esto será divino. Dios va a interrumpir en el mundo. El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra.’ ¡No, no! la historia de salvación no es la historia de Dios esperando que nosotros hagamos algo, esperando que nos arrepintamos y que volteemos hacia Él y hagamos buenas obras; tampoco es solo la historia de Dios respondiendo a lo que hayamos hecho y premiándonos al perdonarnos. Todo eso sería maravilloso, pero es como nada en comparación con la historia que la Biblia revela. Porque aquí encontramos no a un Dios pasivo sino a un Dios activo, no un Dios que está listo a simplemente recibirnos, sino un Dios que realmente sale y busca por nosotros; no un Dios que puede ser persuadido por nuestras vidas y acciones para perdonarnos, sino ¡un Dios cuyo amor es tan grande que Él no solamente perdona sino que también nos persuade a ser perdonados; cuya misericordia es tan ilimitada que Él no solo está listo para reconciliarse con nosotros, sino que en realidad Él mismo trata con nosotros como para que nos reconciliemos con Él! ‘Con Dios nada será imposible.’ Es Dios quien hace todas las cosas.” (Sermones Evangelísticos, p.195-196).

Thomas Watson escribe,”Cristo nació de una virgen, una cosa no solo extraña en la naturaleza, sino imposible, aprende, que no hay imposibles para Dios. Dios puede hacer que pasen cosas que no producen en la esfera natural; como el hierro pueda nadar, que pueda brotar agua de la roca, y que el fuego pueda lamer el agua de las zanjas (I Reyes 18:38). Es natural que el agua apague el fuego, pero que el fuego consuma el agua es imposible en el curso de la naturaleza; pero Dios puede hacer todas estas cosas. ‘No hay nada difícil para Él’ (Jeremías 32:27). ‘Si esto es maravillo a tus ojos, ¿también es maravilloso a mis ojos? dice el Señor’ (Zacarías 8:6). ¿Cómo Dios sería unido a nuestra carne? Esto es imposible para nosotros, pero no para Dios; Él puede hacer lo que trasciende a la razón, y excede la fe. Él no sería nuestro Dios si Él no podría hacer más de lo que nosotros podemos pensar – Efesios 3:20” (Un cuerpo de Divinidad, p. 198).

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

60 + = 64