Thomas Manton escribe, “Si te preguntas ¿por qué le dio Él tanta importancia a una criatura despreciable, primeramente siendo levantada del polvo, y que ahora se ha arruinado a sí mismo, y que no le podría ser de utilidad? Tenemos una respuesta a la mano. Porque Él nos amó. Si te sigues preguntando, ¿pero por qué nos amó? No nos queda otra respuesta más que, porque Él nos amó; porque no podemos ir más allá que el inicio de las cosas.” (traducido de Complete Works, Vol.2, p.341)

Charles Spurgeon escribe, “¿De donde provino ese amor? No vino de nada fuera de Dios mismo. El amor de Dios proviene de Él mismo. Él ama porque es Su naturaleza hacerlo. ‘Dios es amor.’ Como ya he dicho, no hay nada sobre la faz de la tierra que pudiera haber merecido Su amor, aunque había mucho que ameritaba Su desagrado. Esta corriente de amor fluye de su propia fuente secreta en la Deidad eterna, y no le debe nada a ninguna lluvia o arroyo nacido en la tierra; brota de debajo del trono eterno, y se llena de las fuentes del infinito. Dios amó porque Él quiso amar. Cuando preguntamos por qué Dios amó a este o a tal hombre, tenemos que volver a la respuesta a la pregunta de nuestro Salvador, ‘Sí, Padre, porque así fue de tu agrado.’” (Púlpito del Tabernáculo Metropolitano, Vol.31, p.386)

2 Comentarios

Enmanuel David

Esto es algo que merece ser publicado, como Dios en su bondad decidió por su voluntad darnos su amor en la persona de jesús


Responder

luz adriana vazquez

Gracias es un banquete espiritual leer a estos autores inspirados por el Santo Espíritu de Dios. Dlb. gracias


Responder

Responder a Enmanuel David Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

84 + = 87