«Entonces, ¿Qué condescendencia inigualable, maravilloso despojarse fue esto! Siendo igual a Dios paso a convertirse en un siervo, un esclavo, para los pobres ¡pecadores! Estos dos personajes, el más alto y el más bajo, se reunieron en Cristo, en Su estado de humillación… Nuestro Señor Jesucristo, sin dejar de ser igual a su Padre, se humilló a un estado de servidumbre y se convirtió en Su siervo, Su esclavo, en naturaleza de hombre, para los pobres pecadores descendientes de Adán. Esto fue más degradante que hacerse hombre; pero cuanto más bajo era, más grande se demuestra Su libre amor al hombre. Notar:

I. Para quién Él se convirtió en siervo. El Hijo de Dios, en nuestra naturaleza, se hizo siervo del gran Señor y Amo del hombre. Se sometió a un estado de servidumbre para con su Padre, que le dijo: ‘Tú eres mi siervo «(Isaías 49: 3). Con Su Padre, entró en un contrato de servicio: Él fue quien abrió Sus oídos (Salmo 40: 6). Era fue empleado en los asuntos de su Padre (Lucas 2:49), y a Él le correspondía trabajar, «Me es necesario hacer la obra del que me envió» (Juan 9: 4). Por lo tanto, nuestro Señor Jesús fue y es, con respecto a su naturaleza divina, igual al Padre; sin embargo, en ese sentido, Él confiesa al Padre como mayor que Él, como el señor es mayor que su siervo: «Mi Padre es mayor que yo» (Juan 14:28).

II. Por quién se convirtió en siervo. Nuestro bendito Señor Jesús tomó el servicio por/y en lugar de otros, que se dirigían a él, pero totalmente incapaces de hacerlo. La copa se encuentra en la bolsa de Benjamín; Por lo tanto, pobre Benjamín, querido de su padre, se debe mantener como esclavo en Egipto: ‘No,’ dice Judá, déjame quedar en lugar del muchacho, por siervo de mi señor, y dejen ir a Benjamín «(Génesis 44:33). Un mundo electo es encontrado culpable ante el Señor; por lo tanto, deben ser esclavos para siempre, al igual que el resto de la humanidad: «No, padre,» dice nuestro Señor, que nació de Judá, ‘ese yugo será completamente insoportable para ellos, sin duda, serán arruinados y perecerán por siempre; Voy a tomar su estado de servidumbre sobre mí, deja que ese yugo caiga sobre mi cuello, quiero ser tu esclavo en lugar de ellos; y que se vayan libre’. «Que así sea», dijo Dios, quien había puesto su amor electivo en ellos desde la eternidad, ‘tengo complacencia con el intercambio: Tú entonces eres mi siervo, Israel, en quien yo seré glorificado «(Isaías 49: 3). En cuanto a estas palabras, es evidente por el contexto, que Cristo es la parte de quien se habla … Como si el Padre le hubiera dicho a Cristo, ‘Hijo, estos son totalmente incapaces de cumplir su servicio; su brazo fue roto por la caída, no puedo esperar un buen trabajo de sus manos: sea conocido entonces, que se ha acordado, que te tomo a Ti en su lugar, para realizar el servicio que deben, en virtud del contrato original; Tú en su lugar eres mi siervo, a partir de cuyo brazo Voy a esperar este servicio. ‘

III. Por qué se convirtió en siervo. El amor a su Padre, y el amor que tuvo a su esposa designada, la hija cautiva de Sion, y para sus hijos, la semilla espiritual, lo comprometieron para llevar para llevarlo a cabo esto; como en el caso del siervo bajo la ley (Éxodo 21: 5),’ Amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos; no saldré libre.’ Él vio que su Padre perdería por completo el servicio de toda la humanidad, si Él no tomaba, en la naturaleza de ellos, aquel servicio en sí mismo; toda el clan de Adán, desde el más pequeño hasta el más grande, estaban completamente incapacitados para esto. Por tanto, para la gloria de Su Padre, el honor de Su santa Ley, Su justicia y Su misericordia, Él tomó sobre Sí la forma de siervo y haciéndose semejante a los hombres. «La hija cautiva de Sion, la elegida de su Padre, y Su propia elección como como esposa, no la podía tener, pero, así como Jacob tuvo a Raquel sirviendo por ella, de está misma manera aunque desagradable y desarreglada sirvió por ella. Pero la la amó libremente, la amó infinitamente y, porque de tal manera amó, Él tomó la forma de siervo por ella y, como el verdadero Israel, sirvió por una mujer, (Oseas 12:12). Amaba a sus hijos, la semilla espiritual, los elegidos dados por el Padre; a pesar de toda la carga adjunta a ellos, Él no los dejaría. Él vio que se perderían, si Él no se hubiera responsabilizado de ellos; Por lo tanto, Él consintió la perforación de Sus oídos, para servir todos los días de su vida sobre la tierra”. (Works, Vol.7, p.523-530)

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 2 =