“Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.” Mateo 28:18

La mayoría envuelta en misiones estaría de acuerdo de todo corazón con todo lo que ha dicho hasta ahora acerca de la autoridad de Cristo y sus implicaciones para el mundo de las misiones. Sin embargo, frecuentemente fallamos en reconocer que para ir «en» la autoridad de Cristo, debemos también ir «bajo» Su autoridad. En otras palabras, tanto el contenido de nuestra enseñanza y nuestra metodología de misiones deben ser tomadas de nuestro cuidadoso y meticuloso estudio de las Escrituras. No tenemos el derecho o la autorización de llevar a cabo la Gran Comisión de acuerdo a lo que parece correcto en nuestros propios ojos.[1] Nuestra doctrina debe ser completamente bíblica y no el producto de nuestra cultura o su supuesta sabiduría. De la misma manera, nuestra metodología o estrategia debe venir de las mismas Escrituras y con el mismo cuidado p exactitud. No debemos tratar de emplear medios antibíblicos para propagar la verdad bíblica o llevar a cabo una comisión bíblica.

«Tanto el contenido de nuestra enseñanza y nuestra metodología de misiones deben ser tomadas de nuestro cuidadoso y meticuloso estudio de las Escrituras. No tenemos el derecho o la autorización de llevar a cabo la Gran Comisión de acuerdo a lo que parece correcto en nuestros propios ojos.»

Cuando Moisés estaba a punto de levantar el tabernáculo, Dios le dió una solemne advertencia, «Y mira que los hagas según el diseño que te ha sido mostrado en el monte.»[2] Ahora sabemos que «todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió,»[3] por lo tanto podemos concluir que al menos el mismo cuidado en seguir el diseño de Dios debe ser tomado con respecto a la más grande comisión de Dios «la construcción de Su iglesia a través de la Gran Comisión.»  Como Moisés, no tenemos el derecho de alterar el diseño de Dios o reemplazarlo por uno nuestro. Rechazar o incluso ignorar el patrón bíblico para el avance de la Gran Comisión finalmente nos llevará al fracaso. Nunca debemos caer en el pragmatismo o aceptar alguna metodología de misiones simplemente porque parece tener un aparente éxito. ¡Tanto en nuestra doctrina como en nuestra estrategia, debemos aferrarnos a la Palabra de Dios!

Dios le ha dado a la iglesia y a sus ministros las Escrituras de manera que ellos «sean prefectos, equipados para toda buena obra.»[4] Es solo a través de la Palabra de Dios que podemos saber cómo «debemos conducirnos en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y sostén de la verdad.»[5] en todas nuestros esfuerzos misioneros, importa muy poco que sostengamos la inerrancia de las Escrituras si no sostenemos también su suficiencia. Debe ser nuestra inflexible convicción de que tenemos todo lo que necesitamos en la Palabra escrita de Dios para instruir a las naciones y para ordenar nuestros pasos.[6] Como misionero, debes decidir de qué fuente] extraerás tanto tu enseñanza como tu metodología. Como Moisés, debes cuidar de hacer todas las cosas de acuerdo al diseño que te ha sido mostrado en las Escrituras. Uno de los objetivos de este manual es suplicar al lector que renuncie a las obras y estrategias de la carne y buscar las Escrituras para descubrir tanto el contenido como la metodología de las misiones. Cuanto más confiamos en el brazo de la carne, menos veremos el poder de Dios.[7] Debemos evitar la armadura de Saúl y recoger las piedras del evangelio que han sido por mucho tiempo descuidadas.[8] Es la única manera de matar a los gigantes que se nos oponen y ganar esta guerra del mundo de las misiones.

  1. Jueces 17:6; 21:25
  2. Hebreos 8:5; Éxodo 25:40
  3. Romanos 15:4
  4. II Timoteo 3:16-17
  5. I Timoteo 3:15
  6. Salmos 119:105; I Tesalonicenses 4:1
  7. Jeremías 17:5-8
  8. I Samuel 17:38-40

1 Comentario

Josué

Buenas noches saludos desde Perú , soy un muchacho de treinta y cuatro años , naci en un hogar cristiano ,no puedo negar que en el trayecto de mi vida me aleje de nuestro señor Jesucristo .
Mis padres fueron ancianos en la iglesia , ellos fundaron cuatro iglesia ( con treinta años de antigüedad dos de las iglesias ) hace ya diez años atrás la iglesia que fundaron están desamparadas ,sin ancianos ,sin pastores , eso me tiene triste mi vida , ( las iglesias abandonadas desamparadas )
Hace dos años atrás trate de ir a las iglesias y hablar con los lideres ( que ellos escogieron )
Son tantas cosas , que tengo que contarles , muchas cosas , trato de prepararme en el conocimiento de la palabra de Dios , y mi vida y mis frutos , pero me siento muy solo , sin camino , sin dirección , mi único deseo es poder ser de ayuda en la obra de Dios y poder ser de ayuda a los líderes de las iglesias ..
Esperando poder recibir consejos suyos , rreprencion , preparación , consolación , .
Gracias , por la gracia de Jesucristo , amén


Responder

Responder a Josué Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 3 =