Dada la prominencia de la predicación en el libro de los Hechos y las Epístolas, debemos preguntarnos por qué se presta tan poca atención a la proclamación en las misiones contemporáneas. Dos razones parecen pasar a primer plano: la sabiduría del hombre y el miedo al hombre.

A menos que un hombre se convierta verdaderamente, haya renunciado a los recursos humanos y se haya comprometido por completo con la sabiduría de Dios en las Escrituras y el poder de Dios a través de la oración, siempre elegirá el pragmatismo sobre los mandamientos de Dios. Esto ha resultado especialmente cierto en el asunto de la Gran Comisión y en todas las formas de evangelización y plantación de iglesias. Parece que estamos empeñados en elegir todo tipo de planes en lugar del simple plan de proclamación de Dios, incluso cuando Él nos advierte claramente que no lo hagamos.  En su carta a la iglesia de Corinto, el apóstol Pablo escribe:

“Porque ya que en la sabiduría de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propia sabiduría, agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen” [1].

Unos versículos más tarde, Pablo nos informa de la razón de Dios para su elección, “para que nuestra fe no descanse en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios”. [2] Y nuevamente, “para que el que se jacta se gloríe en el Señor ”. [3] Este siempre ha sido el camino de Dios, como escribe Pablo:

“sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte” [4].

Enviar a un pastor exiliado para conquistar el reino más grande de la tierra, liberar a sus esclavos y establecerlos como una nación parecería un poco irracional.[5] No tiene mucho sentido marchar alrededor de Jericó siete días para derribar un muro que ningún ejército en la tierra podría penetrar.[6] Enviar a trescientos hombres contra un ejército de más de 120.000 espadachines y armarlos con trompetas, antorchas y cántaros parece bastante imprudente.[7] Llamar a un pastorcillo para que se enfrente a un gigante bien armado con una honda es nada menos que suicida.[8] ¿Parece innecesario ordenar a un comandante pagano que se bañe en el Jordán para ser limpiado de su lepra cuando los ríos de Damasco eran mucho más prístinos? [9] Llamar a un profeta para que ordene a los huesos muertos que vivan y que profetice al viento es definitivamente contradictorio.[10]  Enviar un pescador ignorante a eruditos religiosos y enviar un erudito religioso a paganos ignorantes no puede ser una buena estrategia para hacer proselitismo en el mundo.[11] Sin embargo, Dios ha hecho todas estas cosas y más. De hecho, si pudiéramos escribir todos los actos aparentemente «necios» de Dios, «supongo que ni siquiera el mundo mismo contendría los libros que se escribirían».[12] Sin embargo, en todas estas cosas, Dios prevaleció y  los sabios y fuertes entre los hombres fueron avergonzados.[13]

La segunda razón de la falta de proclamación en el campo misionero es el miedo al hombre.  El misionero que lleva el fruto del espíritu, ama a su prójimo como a sí mismo y trata a los demás como él mismo desea ser tratado, agradará a la mayoría, si no a todos, los que lo conocen. Sin embargo, si el evangelio va a avanzar, tarde o temprano tendrá que abrir la boca, y cuando lo haga, el cielo descenderá y todo el infierno se desatará. Todo el mundo está bien con un misionero que simplemente busca vivir su fe entre los demás, siempre y cuando mantenga la boca cerrada. Es el proclamador del evangelio lo que trae salvación a los oyentes y, a menudo, persecución a sí mismo.

Antes de que se dé un cordial “amén” al párrafo anterior, debe ser atemperado con sabiduría.  Lo último que necesitamos en el campo misionero es un necio que desee el martirio. Más de un misionero zelote ha causado un daño innecesario a sí mismo y a los creyentes indígenas que lo rodean al no seguir el mandato de Cristo de ser «astuto como una serpiente e inocente como una paloma».[14] Siempre debemos recordar que somos huéspedes en un país.  Cuando la persecución es terrible, el misionero transcultural puede abordar un avión antes de que salgan las balas, pero nuestros hermanos indígenas no pueden darse ese lujo.

Entonces, ¿cómo vamos a llevar a cabo este ministerio de proclamación en el campo misionero, especialmente en medio de la oposición? Primero, como misioneros, debemos enseñar y predicar, y si no podemos, no somos de mucha utilidad para nadie. En los lugares donde podamos, debemos testificar y predicar pública y abiertamente. En otros lugares, es posible que debamos limitarnos a un ministerio de enseñanza y predicación entre los creyentes, o al entrenamiento de predicadores. Una pregunta que es útil para que todo misionero se haga a sí mismo es esta: «¿Qué tengo en la mano?» Es decir, «¿Qué tengo para dar que falta en el grupo étnico y en la iglesia a la que fui enviado?» La mayoría de los creyentes y pastores indígenas nunca han tenido el privilegio de capacitarse en los idiomas, hermenéutica, teología sistemática, historia de la iglesia, etc. El misionero que es entrenado en todas estas disciplinas utilizaría mejor su tiempo detrás de puertas cerradas derramando su vida a los pastores y discípulos, en lugar de predicar una semana en las calles y ser expulsado del país.

En el asunto anterior, se requiere una gran sabiduría y hay una variedad de vías y opciones.  Sin embargo, una cosa no es una opción y nunca será una opción: el misionero ha sido enviado a predicar y enseñar. De hecho, deberíamos preferir a un hombre dedicado a las Escrituras y la oración, que pasa el día predicando el evangelio a los perdidos y discipulando creyentes, que más de mil misioneros involucrados en otras cosas.

1. 1 Corintios 1:21

2. 1 Corintios 2: 5

3. 1 Corintios 1:31

4. 1 Corintios 1:27

5. Éxodo 3:10

6. Josué 6

7. Jueces 7;  8:10

8. 1 de Samuel 17

9. II Reyes 5: 1-14

10. Ezequiel 37

11. Gálatas 2: 7

12. Juan 21:25

13. 1 Corintios 1:27

14. Mateo 10:16

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 55 = 57