“En la iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros: Bernabé , Simón llamado Niger, Lucio de Cirene , Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca, y Saulo. Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. Entonces, después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron”.

Hechos 13: 1-3

Hemos colocado nuestra discusión sobre la iglesia al final de esta sección sobre “Los fundamentos de la Gran Comisión” con el propósito de enfatizar y no porque sea de menor importancia que los otros temas. De hecho, argumentaremos que la iglesia local es el mismo “centro” de la Gran Comisión y ¡debería estar al frente de todos nuestros esfuerzos misioneros!

Habría pocos que argumentarían en contra de la proposición de que se le ha dado la Gran Comisión a la iglesia. De hecho, la mayoría respondería con un cordial «¡Amén!» Sin embargo, debemos dar un paso más si la proposición anterior tiene algún impacto en la forma en que realizamos las misiones. Debemos definir lo que queremos decir con el término «iglesia».

En las Escrituras del Nuevo Testamento, la palabra “iglesia” (griego: ekklesía) se usa para denotar tanto la iglesia “universal” como la iglesia “local”.  La iglesia universal se refiere a todos los pueblos de todas las épocas y ubicaciones geográficas que han sido redimidos mediante la fe en Dios y el sacrificio expiatorio de Su Hijo Jesucristo.[1] En contraste, la iglesia local se refiere a una congregación individual de creyentes en un tiempo y ubicación geográfica en el mundo.[2] Es una manifestación visible de la iglesia universal y debe ser gobernada en su liderazgo, ordenanzas, conducta, ministerios y metodologías por los mandamientos, preceptos y sabiduría de las Escrituras.

En nuestra afirmación de que la Gran Comisión es el trabajo de la iglesia, estamos haciendo referencia específica a la iglesia local con sus líderes y congregación en oposición a la iglesia universal, organizaciones “paraeclesiásticas”,[3] agencias misioneras, programas cooperativos o cristianos individuales.  Esto NO significa que estas otras entidades estén fuera de la voluntad de Dios o que no sirvan para el avance del reino. Simplemente buscamos poner las cosas en su debido orden, y ese orden coloca la responsabilidad de la Gran Comisión sobre los hombros de la iglesia local y su liderazgo.

En las diversas comisiones que se encuentran en los Evangelios y el libro de los Hechos, es obvio que Cristo se dirige principalmente a los Apóstoles o «los once».  Sin embargo, este no es un argumento para limitar la Gran Comisión a solo los Apóstoles o disminuir la responsabilidad de toda la iglesia de dedicarse a la Gran Comisión hasta el fin de los tiempos.

En el Evangelio de Lucas, hay evidencia de que un círculo más amplio de discípulos que los Apóstoles estaba presente cuando Cristo dio Su comisión. Según Lucas 24: 33-48, estaban presentes los dos discípulos[4] que caminaban con Cristo en el camino a Emaús, así como otros que ya estaban con “los once” cuando los dos discípulos llegaron a Jerusalén. Además, el apóstol Juan nos dice en su Evangelio que «los discípulos» estaban presentes cuando Cristo dio su comisión.[5] La mayoría de los eruditos están de acuerdo en que, aunque el contexto hace que sea difícil determinar si la referencia es a los apóstoles o a un círculo más amplio de los seguidores de Cristo, no es «improbable» que se pretendiera un círculo más amplio.[6] El renombrado erudito del Nuevo Testamento, Leon Morris, escribe:

“El término «discípulos» es lo suficientemente amplio como para incluir a otros y no hay ninguna razón real para pensar que sólo los «apóstoles» están en mente. Ciertamente, si la ocasión es la misma a la que se refiere Lucas 24:33, hubo otros presentes, pues Lucas los menciona expresamente. También debe tenerse en cuenta que en este mismo capítulo Juan habla de «los doce» (v.24), de modo que presumiblemente quiere decir algo diferente cuando dice «los discípulos» ”[7].

En contraste con los Evangelios de Lucas y Juan, Mateo y Marcos hacen referencia solo a “los once” (Mateo 28: 16-20; Marcos 16: 14-15), mientras que el libro de los Hechos menciona solo a los “Apóstoles” (1:1-8). Sin embargo, este no es un argumento válido para restringir la Gran Comisión solo al grupo apostólico. En el primer capítulo de Hechos, Lucas registra que a los “apóstoles” se les “dieron órdenes” con respecto a la Gran Comisión (1:2) y se les “ordenó” permanecer en Jerusalén hasta que fueran investidos con poder (1:4). Sin embargo, en el mismo capítulo, aprendemos que en respuesta a este mandamiento, «unas ciento veinte personas», tanto hombres como mujeres, estaban reunidas en el aposento alto (Hechos 1:13-14) y esperando el cumplimiento de la promesa. Por lo tanto, es obvio que los Apóstoles interpretaron los mandamientos que les fueron dados con respecto a la Gran Comisión como no limitados a ellos mismos sino como pertenecientes a un círculo más amplio, incluso a toda la iglesia.

Notas:

1. Referencias bíblicas a la iglesia universal: Hechos 9:31;  I Corintios 15: 9;  Efesios 1:22;  3:21;  Efesios 5: 25-32;  Hebreos 12: 22-23

2. Referencias bíblicas a la iglesia local: Hechos 14:23;  Romanos 16: 1;  I Tesalonicenses 2:14;  Filemón 1: 2.

3. Paraeclesiástica: el prefijo griego “pará” significa «ir al costado de».  Por lo tanto, denota un ministerio que acompaña a la iglesia para ayudar.  Por ejemplo, se hace referencia al Espíritu Santo como el «ayudador», de la palabra griega parákletos [pará = al lado + kaléo = llamar], que literalmente denota a alguien que es «llamado al lado para ayudar».

4. Estos dos hombres que caminaron con Cristo en el camino a Emaús (Lucas 24: 13-32 no eran Apóstoles, sino del círculo más amplio de discípulos que estaban con los Apóstoles (Lucas 24:9). Uno de ellos se llamaba Cleofás (Lucas  24:18).

5. Juan 20: 19-21

6. Andreas Köstenberger escribe: “A la luz de la caracterización de Tomás como «uno de los Doce» en 20:24, es posible que esta aparición de la resurrección sea para los doce menos Judas y Tomás, aunque no es improbable que otros se reunieran con ellos también.»  (Comentario exegético de Baker, John, p.571)

7. Leon Morris, El Nuevo Comentario Internacional sobre el Nuevo Testamento, El Evangelio según Juan, p.844).

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

51 − 41 =