Que el predicador y la predicación deban estar al frente de la Gran Comisión y de todos los esfuerzos misioneros bíblicos está claramente afirmado por el apóstol Pablo en su carta a la iglesia en Roma:

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique ? ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Tal como está escrito: ¡ Cuan hermosos son los pies  de los que anuncian el evangelio del bien!» [1]

Hay un dicho que se atribuye erróneamente a San Francisco de Asís, que dice: “Predica el evangelio siempre … Usa palabras cuando sea necesario”. [2] El punto de que debemos “vivir” el evangelio ante los demás es bien aceptado. Sin embargo, el curioso dicho no es del todo cierto. De hecho, hay suficiente error en él para que sea bastante peligroso. Las Escrituras enseñan que Dios ha elegido las palabras y la proclamación verbal para que sean el medio principal de redimir a los hombres sin importar su nación, tribu, pueblo o lengua. En I Corintios 1:21, el apóstol Pablo escribió:

«Porque ya que en la sabiduría de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propia sabiduría, agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen».

Una lectura superficial de las epístolas demostrará claramente que el medio principal de Dios para comunicar Su verdad a los hombres es mediante la proclamación o la predicación. En su primera carta a la iglesia en Corinto, Pablo hace una declaración notable: «Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio …» [3] Aquí, Pablo no está negando la importancia del bautismo o reescribiendo la Gran Comisión que lo ordena.[4] Él simplemente está demostrando la importancia de la predicación del evangelio, sin el cual, no habrá nadie para bautizar.

Jesús comenzó Su ministerio “predicando el evangelio de Dios”.[5] Les dijo a Sus discípulos: “Vayamos a otro lugar, a las ciudades cercanas, para que yo también predique allí;  porque para eso vine”.[6] Como su Señor y los otros apóstoles, el apóstol Pablo también fue un predicador. Declaró que por causa del evangelio había sido designado predicador y maestro, [7] y que estaba bajo la obligación divina de completar su mayordomía.[8] Por su correspondencia, entendemos que estaba “ansioso por predicar el evangelio” [9]  y aspiraba a predicarlo, “no donde Cristo ya fue nombrado”, [10] sino en “regiones más allá”.[11] También buscó comunicar esta misma pasión por predicar el evangelio a sus discípulos. Advirtió al joven Timoteo: “Procura presentarte a Dios aprobado como un obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad” [12]. En la iglesia, lo exhortó a “prestar atención a la lectura pública de la Escritura, exhortación y enseñanza ”[13]. Fuera de la iglesia, lo exhortó a “soportar las dificultades” y “hacer la obra de evangelista”[14]. Finalmente, al final de su vida, Pablo dio el siguiente encargo a Timoteo y a todos los que lo seguirían a las regiones más allá:

“Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos , por su manifestación y por su reino : Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye , reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción”[15].

1. Romanos 10: 14-15

2. La mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que lo que Francisco dijo en realidad fue: «No sirve de nada caminar a ningún lado para predicar a menos que nuestro caminar sea nuestra predicación».

3. I Corintios 1:17

4. Mateo 28: 18-20

5. San Marcos 1:14

6. San Marcos 1:38

7. I Timoteo 2: 5-8

8. I Corintios 9:16

9. Romanos 1:15

10. Romanos 15:20

11. II Corintios 10:16

12. II Timoteo 2:15

13. I Timoteo 4:13

14. II Timoteo 4: 5

15. II Timoteo 4: 1-2

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 78 = 87