“Y la palabra de Dios crecía, y el número de los discípulos se multiplicaba en gran manera en Jerusalén … »

– Hechos 6: 7

 

“Te encargo solemnemente … predicad la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo».

– II Timoteo 4: 1-2

En esta serie, ya hemos dedicado varios artículos a la importancia de las Escrituras y su exaltado lugar en la Gran Comisión. Sin embargo, todo lo que se ha dicho hasta ahora estará incompleto hasta que también consideremos la centralidad de la predicación de las Escrituras en toda actividad misionera. A partir del libro de los Hechos y las Epístolas, es más que obvio que la gran mayoría de nuestra fuerza misionera deba ser, ante todo, predicadores, maestros y evangelistas: aquellos que pasan la mayor parte de su tiempo estudiando la Palabra, orando por el avance de la Palabra y proclamando la Palabra entre la gente. El hecho de que este no sea el escenario común en el campo misionero es una de las principales razones de la falta de poder y la  ineficacia de las misiones contemporáneas.

En el libro de los Hechos, existe una relación directa entre la proclamación de la Palabra y el avance del Reino de Dios.  Las tres mil almas que se agregaron a la iglesia el día de Pentecostés fueron el resultado directo de escuchar y recibir la Palabra.[1] En Hechos 6: 7, «el número de los discípulos continuó aumentando enormemente en Jerusalén» como «la Palabra  de Dios siguió extendiéndose».  Tres veces más, Lucas usa un lenguaje similar para describir el progreso del evangelio:

“Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba” [2].

“Y la palabra del Señor se difundía por toda la región” [3].

“Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba. Así crecía poderosamente y prevalecía la palabra del Señor” [4].

En estos textos, aprendemos que la mejor manera de promover la Gran Comisión en todo el mundo es si nos dedicamos a predicar y enseñar el evangelio y el pleno consejo de Dios.  Existe una relación directa e innegable entre la promulgación de la Palabra y la expansión del reino de Dios.  Por eso, la gran preocupación y ocupación del misionero debe ser la comunicación del mensaje del evangelio a través de la exposición de las Escrituras al mayor número de personas posible. En lugar de perder nuestro tiempo buscando descubrir alguna «clave» para desbloquear la cultura para el rápido avance de la Gran Comisión, debemos dedicarnos a los medios y la metodología que Dios nos ha dado: predicar la palabra en la calle, en el hogar, y detrás del púlpito! No hay una manera fácil de llegar al mundo. No existe una llave mágica para desbloquear culturas. ¡Lo que se necesita son hombres que conozcan a su Dios y sus Biblias, que oren por puertas abiertas y luego las atraviesen con la Palabra!  ¡Necesitamos sembradores que salgan a sembrar! [5] Aquellos siervos, devotos del Maestro, que “salen por los caminos y por los costados de las cercas, y fuerzan a la gente a entrar, para que se llene Su casa” [6].

La verdad afirmada y reafirmada en el párrafo anterior se ve confirmada por la convicción real y la práctica de los mismos Apóstoles. Según la Epístola de Santiago, «La religión pura y sin mancha a los ojos de nuestro Dios y Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus angustias …» [7] Sin embargo, cuando surgió el cuidado de las viudas en la iglesia primitiva, los apóstoles respondieron, “No es conveniente que nosotros descuidemos la palabra de Dios para servir las mesas”. [8] Luego designaron, “hombres de buena reputación, llenos del Espíritu y de sabiduría” para que se encarguen de la tarea, [9]  y continuaron dedicándose “a la oración y al ministerio de la palabra” [10]. Esta misma convicción y práctica se puede ver en el ministerio del apóstol Pablo. Las Escrituras nos dicen que siempre que el apoyo económico se lo permitía, «se dedicaba por completo a la palabra» [11].

Cuando observamos la vida y los ministerios de los Apóstoles o de la iglesia colectivamente, vemos que predicar las Escrituras fue su gran convicción y vivieron de acuerdo con ella.  Realmente creían que eran hombres a quienes Dios había “ordenado que predicaran al pueblo y testificaran solemnemente” de Cristo.[12] Esto era cierto independientemente de las circunstancias.  Cuando los gobernantes entre los judíos amenazaron con perseguir a la iglesia, los creyentes se reunieron para orar.[13] Sin embargo, no pidieron que se eliminara la persecución, sino que Dios les concediera el poder de hablar Su palabra con toda confianza.[14]  Como resultado de su oración, «todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar la palabra de Dios con denuedo». [15] Con motivo de la predicación y el martirio de Esteban y el celo equivocado de Saulo, «comenzó una gran persecución contra la iglesia  en Jerusalén, y todos fueron esparcidos por las regiones de Judea y Samaria » [16]. Aunque la intención del diablo y de hombres equivocados era para mal, la intención de Dios era para bien.”[17] ¡Parece que nada menos que el martirio podría impedir que la iglesia primitiva predicara!

1. Hechos 2:41

2. Hechos 12:24

3. Hechos 13:49

4. Hechos 19:20

5. De la parábola del sembrador en Mateo 13: 3-9.

6. Lucas 14:23

7. Santiago 1:27

8. Hechos 6: 2

9. Hechos 6: 3

10. Hechos 6: 4

11. Hechos 18: 5

12. Hechos 10: 41-42

13. Hechos 4: 23-31

14. Hechos 4:29

15. Hechos 4:31

16. Hechos 8: 1

17. Hechos 8: 4;  ver también Hechos 11:19

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

44 − 36 =