“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra».

 II Timoteo 3: 16-17

En este artículo, seremos confrontados con “la” pregunta crucial o fundamental con respecto a nuestro enfoque del ministerio y las misiones. La forma en que respondamos tendrá implicaciones de mayor alcance. De hecho, la decisión que tomemos aquí moldeará el resto de nuestras vidas y dictará cómo obedecemos la Gran Comisión.  La pregunta es:

¿Confiaremos únicamente en las Escrituras para definir la Gran Comisión y ordenar todos nuestros esfuerzos misioneros?

Después de un redoble de tambores tan dramático, la pregunta anterior puede parecer algo anticlimática, pero ten la seguridad de que es el tema crucial de las misiones. La respuesta correcta parece obvia: «¡Debemos confiar solo en las Escrituras!» Sin embargo, antes de asentir con la cabeza en afirmación, debemos comprender la naturaleza radical de lo que estamos afirmando, y debemos comprender que si nos comprometemos con solo las Escrituras, estaremos en minoría dentro de la comunidad misionera evangélica contemporánea.

Un asunto de gran relevancia

Nuestra determinación sobre el papel de las Escrituras en la definición y formación de nuestros esfuerzos misioneros es extremadamente relevante para el trabajo de las misiones en todo el mundo. Hay más actividad misionera hoy que en cualquier otro momento de la historia de la iglesia, pero debemos preguntarnos cuánto de ella es ordenada por las Escrituras y cuánto de ella quedará en pie en ese Día Final. Cuando todo el polvo se asiente, ¿qué quedará de todos nuestros esfuerzos misioneros? La advertencia del apóstol Pablo a la iglesia en Corinto prueba que estas preguntas deben ser preocupaciones válidas para todo misionero y ministro de Cristo:

  “Ahora bien, si sobre este fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno . Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa . Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego”.[1]

 El apóstol Pablo coloca dos tipos de ministros uno al lado del otro.  Ambos son obreros que edifican sobre el fundamento de Jesucristo.  Sin embargo, uno cosecha una recompensa eterna y el otro pierde todo por lo que trabajó.  La totalidad del trabajo de su vida se consume en llamas y escapa como un hombre que huye de una casa en llamas.

 ¿Por qué el Espíritu de Dios movería al apóstol Pablo a escribir tal advertencia si los ministros de Cristo a lo largo de toda la era de la iglesia no estaban en constante peligro de cometer este mismo error?  ¿No han probado las Escrituras y la historia de la iglesia que somos propensos a hacer lo que parece correcto a nuestros propios ojos en detrimento del reino de Dios y para nuestra propia perdición? [2] Debemos recordar que no seremos recompensados ​​por la abundancia de nuestra actividad, sino por actuar según la voluntad de Dios.  ¡Un soldado no será elogiado ni siquiera por el esfuerzo más arduo si no hace lo que su oficial superior le ordenó y en la forma en que él le ordenó que lo hiciera!

Notas:

1. I Corintios 3:12-15

2. Jueces 17:6; 21:25

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 38 = 46