«¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio del bien!” Romanos 10:15

«Porque yo les entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;  que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”

1 Corintios 15:3-4

La Gran Comisión es, ante todo, comunicar el evangelio de Jesucristo a otros y edificar a los que creen mediante la instrucción continua en el evangelio y el consejo completo de Dios. El apóstol Pablo proclamó que el evangelio no sólo es el poder de Dios para la salvación de los perdidos [1] sino que también es el gran misterio que conduce a la verdadera piedad en la vida del creyente.[2Por esta razón, es apropiado decir que no hay Gran Comisión apartada del evangelio. De hecho, ¡tampoco habría

Un breve resumen del evangelio

La palabra «evangelio» se origina de la palabra griega euangelion, que se traduce correctamente como «buenas noticias». En un sentido, el evangelio se encuentra en cada página de las Escrituras, pero en otro sentido, el evangelio se refiere a un mensaje muy específico: la salvación alcanzada para un pueblo caído a través de la vida, muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo, el Hijo de Dios.

De acuerdo con la voluntad del Padre [3],   el Hijo eterno, que es igual al Padre y la representación exacta de Su naturaleza[4se despojó voluntariamente de la gloria del cielo, fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de una virgen, y nació Jesús de Nazaret (Dios-Hombre) [5] Como hombre, caminó en esta tierra en perfecta obediencia a la ley de Dios. [6] En la plenitud de los tiempos fue rechazado por los hombres y crucificado. En la cruz, llevó nuestros pecados, sufrió la ira de Dios y murió en lugar del hombre. [7] Al tercer día, resucitó de entre los muertos. La resurrección es la declaración divina de que el Padre ha aceptado la muerte de Su Hijo como sacrificio por el pecado: se ha pagado la pena por la desobediencia del hombre, se han satisfecho las exigencias de la justicia de Dios y se ha aplacado Su ira. [8] Dios puede perdonar al pecador sin infringir ni violar Su justicia. En palabras de Pablo, Él puede demostrar su justicia  y es Él que justifica al que tiene fe en Jesús. [9Cuarenta días después de la resurrección, el Hijo de Dios ascendió a los cielos, se sentó a la diestra del Padre, y se le dio gloria, honor y dominio, sobre todo. [10] Allí, en la presencia de Dios, representa a Su pueblo y hace peticiones a Dios en Su nombre. [11] Todos los que reconocen su condición de pecadores y se arrepienten de su rebeldía y se arrojan sobre Cristo por la fe serán plenamente perdonados, declarados justos y reconciliados con Dios.[12]

El evangelio de Jesucristo es el mayor de todos los tesoros dados a la iglesia y al cristiano individual. No es «un» mensaje entre muchos, sino «el» mensaje por encima de todos. Es el poder de Dios para la salvación [13] y la mayor revelación de la multiforme sabiduría de Dios para los hombres y los ángeles.[14Es por esta razón que el apóstol Pablo dio al evangelio el «primer lugar» en su predicación,[15] se esforzó con todas sus fuerzas para proclamarlo claramente,[16] y llegó a condenar a todos los que pervirtieron Su verdad.[17]

Una exhortación a los misioneros

A la luz del hecho de que el evangelio de Jesucristo es el mensaje central de la obra redentora de Dios y «el» tema de la Gran Comisión, debemos hacernos las siguientes preguntas: ¿Cuánto tiempo de nuestra vida cristiana hemos dedicado a comprender las grandes verdades del Evangelio? ¿Con qué rigor nos hemos formado para poder comunicar estas verdades a los demás? En todo lo que hemos hecho, ¿qué hemos hecho? ¿Hemos descuidado «el» mensaje de las misiones?

¡Los misioneros no salvan a los hombres! ¡Las estrategias misioneras no salvan a los hombres! ¡Sólo el evangelio salva! [18Por lo tanto, no debemos ni siquiera contemplar la idea de ir al campo misionero hasta que nos hayamos volcado en el estudio de este mensaje indispensable de nuestra fe. Las Escrituras nos dicen que «Esdras había dedicado su corazón a estudiar la ley del Señor, y a practicarla, y a enseñar sus estatutos y ordenanzas en Israel”.[19] Si el escriba Esdras demostró tal devoción a la Ley, que «solo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas» [20] ¿cuánto más nosotros deberíamos dedicar nuestras vidas a comprender y comunicar claramente el evangelio? David proclamó: «Rebosa en mi corazón un tema bueno… al rey dirijo mis versos; mi lengua es como pluma de escribiente muy ligero.” [21] “¿Cuánto más debería poder decir el misionero que el evangelio es el tema de su corazón y su lengua es como el lápiz de un escriba experimentado en las cosas del evangelio?” [22]

La exhortación anterior puede parecer exagerada o excesiva, pero esto es sólo porque vivimos en una época que a menudo trata el evangelio como poco más que unas «leyes espirituales» que abren la puerta del cielo. Aunque a menudo se proclama la importancia del Evangelio, rara vez en la práctica se trata como el mensaje más grande y profundo de la fe cristiana o como digno del estudio más serio y reverente de toda una vida. A decir verdad, muchos parecen considerar hoy el Evangelio como «Cristianismo de nivel simple», la leche de la Palabra que se puede digerir rápidamente [23] para poder pasar luego a verdades mayores y más profundas. Sin embargo, tal visión traiciona nuestra ignorancia de las Escrituras. Es cierto que los elementos esenciales del Evangelio pueden ser comprendidos por un niño para darle la «sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús».[24] Sin embargo, el Evangelio es también tan profundo que las mentes más grandes entre los ángeles y los hombres nunca podrán sondear sus profundidades, y tan alto que los más grandes eruditos se agotarán por completo antes de llegar siquiera a sus laderas.

El misionero es principalmente un «portador» del Evangelio. Por lo tanto, es una exigencia de primer orden que él, por encima de todos los demás, entregue su vida al estudio y a la proclamación del Evangelio. Sólo aquellos que ven la prioridad del evangelio y han dedicado su vida a comprender y proclamar sus verdades tienen derecho a llevar el título de «misionero». ¿Qué podría ser más absurdo y peligroso que enviar un ejército de misioneros bien intencionados con una comprensión superficial del evangelio, una apreciación restringida de su valor y una proclamación superficial de sus verdades? Los misioneros llevan consigo la semilla que se convertirá en la raíz que se extenderá en forma de ramas y dará fruto entre los pueblos a los que han sido enviados. Es aterrador pensar que la semilla que portamos puede no ser pura, dando como resultado el fruto de la muerte en lugar del fruto de la vida.

Cada generación de cristianos es administradora del mensaje del Evangelio y está llamada a custodiar, por medio del Espíritu Santo, este tesoro que le ha sido confiado.[25] Si queremos ser administradores fieles, debemos dedicarnos al estudio del Evangelio, esforzarnos por comprender sus verdades,[26] y comprometernos a custodiar su contenido. Al hacerlo, aseguraremos la salvación tanto para nosotros como para los que nos escuchan. [27] Los esfuerzos misioneros globales de la iglesia se transformarían completamente con poder si sus misioneros se entregarán, en teoría y en práctica, a una vida de estudio y proclamación del evangelio.

Uno de los mayores crímenes de esta generación de cristianos es su descuido del evangelio, y es de esta negligencia que surgen todos nuestros otros males. El mundo perdido no está tan «endurecido por el evangelio» más bien «ignorante del evangelio» porque muchos de los que proclaman el evangelio, también son ignorantes de las verdades más básicas. En demasiados púlpitos, tanto en casas como en el campo misionero, están ausentes los temas esenciales que constituyen el núcleo del Evangelio: la justicia de Dios; la depravación radical del hombre; la imputación de nuestro pecado a Cristo; el derramamiento de la ira de Dios sobre Cristo; la necesidad de la resurrección de Cristo; la obra actual de Cristo como Profeta, Sacerdote y Rey; la obra regeneradora del Espíritu; la naturaleza del arrepentimiento genuino y la fe salvadora; la doctrina de la justificación y la imputación de la justicia de Cristo al que cree; las evidencias de la verdadera conversión; y la base bíblica para la seguridad de la salvación del creyente. En muchos casos, estas grandes doctrinas se han descuidado y el mensaje del evangelio se ha reducido a unas pocas declaraciones de credo, la conversión se ha convertido en una mera decisión humana, y la seguridad de la salvación se pronuncia sobre cualquiera que ore la oración del pecador. Esto es un gran crimen.

La mayordomía del evangelio por parte de un misionero es de suma importancia. Por lo tanto, antes de lanzarnos con celo, debemos estar seguros de que estamos arraigados en la verdad. ¿Conocemos realmente el evangelio, o simplemente hemos aprendido algún método de evangelización? A riesgo de sonar demasiado severo, debo concluir este artículo de una manera bastante precisa: Una persona que no está educada en el evangelio de Jesucristo no tiene nada que hacer en el campo misionero. El misionero con una visión superficial del evangelio es la mayor perdición [28de la Gran Comisión. Sin embargo, el misionero que se aferra a la supremacía del mensaje del Evangelio, lo estudia con diligencia y lo proclama con claridad es el más valioso de todos los obreros. Al igual que el apóstol Pablo, aunque su «presencia personal sea poco impresionante y su discurso despreciable», [29] será un siervo sumamente útil y exaltado en las manos de Dios; un siervo capaz de transformar naciones, tribus, pueblos y lenguas con el singular mensaje que proclama.

Notas

1. Romanos 1:16 – “Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego.”

2. 1 Timoteo 3:16 – “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad…”

3.​ Hechos 2:23 – “a este, entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios, clavasteis en una cruz por manos de impíos y le matasteis…”

4.​ Filipenses 2:6; Hebreos 1:3

5.​ Filipenses 2:7; Lucas 1:35

6.​ Hebreos 4:15

7.​ 1 Pedro 2:24; 1 Pedro 3:18; Isaías 53:10

8.​ Lucas 24:6; Romanos 1:4; Romanos 4:25

9.​ Romanos 3:26

10​Hebreos 1:3; Mateo 28:18; Daniel 7:13-14

11.​ Lucas 24:51; Filipenses 2:9-11; Hebreos1:3; Hebreos 7:25

12.​ Marcos 1:15; Romanos 10:9; Filipenses 3:3

13.​ Romanos 1:16

14.​ Efesios 3:10

15.​ 1 Corintios 15:3

16.​ Colosenses 4:4

17.​ Gálatas 1:8-9

18.​ Romanos 1:16; Hechos 4:12

19​Ezra 7:10

20​Hebreos 10:1

21.​ Salmos 45:1

22.​ “Rebosa en mi corazón un tema bueno; al rey dirijo mis versos; mi lengua es como pluma de escribiente muy ligero.

23.​ Hebreos 5:12-13; 1 Pedro 2:2

24​2 Timoteo 3:15

25.​ 2 Timoteo 1:14

26.​ 1 Timoteo 4:15

27.​ 1 Timoteo 4:16

28.​ El término procede del inglés antiguo bana «bane», que se refiere a lo que causa la muerte o un veneno. Se refiere a cualquier causa de gran angustia o molestia.

29. 1 Corintios 2:1-5; 4:9-13; 2 Corintios10:10

1 Comentario

Alejandro Piñango

Muchas gracias, por cada artículo, son de gran ayuda para el aprendizaje, y la enseñanza…


Responder

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 43 = 47