“En toda la historia del mundo Jesús emerge como la única persona ‘esperada’. Nadie estaba expectante que personajes como Julio César, Napoleón, Washington o Lincoln aparecieran en el tiempo y espacio en el cual lo hicieron. Ninguna otra persona ha tenido su destino predicho o su misión establecida siglos antes de haber nacido. Pero la venida del Mesías había sido predicha desde hacía siglos. De hecho, la primera promesa de Su venida les había sido dada a Adán y a Eva poco después de su caída en pecado. Con el paso del tiempo, varios detalles respecto a Su Persona y obra fueron revelados a través de los profetas, y en la época en la que Jesús nació había una expectación general a través del mundo judío que el Mesías aparecería muy pronto, e incluso la  manera de Su nacimiento y el pueblo en el cual ocurriría habían sido claramente indicados. (Estudios Teológicos, p.160)

Traducido por José de la Fuente

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 1 =