John Newton escribe: “Él es el Dios Fuerte. Aunque con el oficio de Mediador. Él actúa el personaje de un siervo, cuyos atributos y perfecciones y son verdaderamente divinos. Solo el Dios Fuerte podría hacer una provisión capaz de responder a las exigencias de la santa ley que hemos transgredido. Solo el Dios Fuerte puede ser un Pastor idóneo para guiar a la gloria a millones de débiles, criaturas indefensas, a través de muchas dificultades, peligros y enemigos a quienes están expuestas en su travesía. Además de esto, el honor, dependencia y obediencia, que este gran pastor demanda de sus ovejas, son absolutas y supremas, y serían culpables de idolatría, si ellos no supieran que Él es el “Dios Fuerte.”

Edward Payson escribe: “El profeta nos informa que, el niño cuyo nacimiento predice, será llamado Dios Fuerte. En este temible nombre, mis oyentes, es innecesario insistir. Usted ya está familiarizado con su importancia. Representa a Cristo, no sólo como Dios, sino también como el Dios Fuerte. También nos informa que Él es poderoso, o capaz de salvar, incluso hasta lo sumo. Por lo tanto, si usted cree o no, que Cristo es el Dios Fuerte, debe aceptar que Él sea llamado así, por profetas y apóstoles de inspiración divina, que fueron comisionados para comunicarnos todo lo necesario para hacernos sabios para la salvación, y quienes no querrían, ni podrían engañarnos.”

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

31 + = 39