¿Qué pensáis de Cristo? la Prueba es,
Para probar tanto vuestro estado y proyecto;
Estar cierto en lo demás no podéis,
A menos que penséis de Él lo correcto.
Así como Jesús en vuestra visión es,
Amado o no, Él sea;
Así la disposición de Dios tenéis,
Misericordia o ira vuestro destino sea.
Algunos como criatura lo entienden,
Un hombre, o un ángel de Él es pensado;
Ciertamente lo mismo que yo, ellos no sienten,
Ni se ven a sí mismos como un hombre perdido y desgraciado.
Tan culpable, tan incapaz me siento
En Su sangre no me atrevo a estar confiado,
Ni descanzar en Su protección acepto,
A menos que seguro estuviera: Él es el Dios Amado.

3 Comentarios

Atilio Miguel Quaini

Intento ser un seguidor de Cristo, aúnque a medida que avanzo en el camino, veo cada vez más claramente la imposibilidad de alcanzarlo.
Mi deseo es, aprender cada día un poco más de El y gracias a eso, poder corregir mi manera de vivir, aúnque sea un poco. Para Gloria y Honra de nuestro Señor y Salvador Jesucristo… Amén.


Responder

Jesús Acosta

Hermanos
¿podrían darme una pequeña indicación de lo que enseña este extracto??

Me parece interesante, pero me es difícil entenderlo,
ese tipo de lenguaje se me dificulta y no estoy familiarizado con él. Lo reeleí pero no pude comprender con ese tipo de lenguaje.
Por favor.


Responder

csantos624

Con gusto te explico el sentido de este poema. Antes quisiera mencionar que éste es uno de los muchos poemas de John Newton quien es conocido por componer el famoso himno Amazing Grace (Sublime Gracia).

Este poema, está basdo en la pregunta que Jesús les hace a sus discípulos en Mateo 16:13-18:

¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías;
y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Respondiendo Simón Pedro, dijo:
Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres,
Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre,
sino mi Padre que está en los cielos.
Y yo también te digo, que tú eres Pedro,
y sobre esta roca edificaré mi iglesia;
y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Esta es sin lugar a dudas las pregunta del «millón de dólares» Qué pensamos nosotros de Jesús, es la pregunta más importante a responder.
Entonces el Poema empieza:
«¿Qué pensáis de Cristo? la Prueba es».
En otras palabras, lo más importante en la vida es: qué piensas de Cristo.

«Para probar tanto vuestro estado y proyecto».
Al responder la pregunta de quién es Cristo para ti, estás, básicamente diciendo a dónde apunta tu vida en tus planes, gustos y a qué dedicas tu tiempo.

«Estar cierto en lo demás no podéis»
A menos que penséis de Él lo correcto.»
Ahora acá se afirma que no puedes estar correcto en nada a menos que pienses en Jesús de la manera correcta, es decir, bíblicamente.

«Así como Jesús en vuestra visión es,
Amado o no, Él sea;
Así la disposición de Dios tenéis,
Misericordia o ira vuestro destino sea.»
Acá se está diciendo que tal y cómo veas a Jesús así también será tu destino. Sea que lo ames y tengas el beneficio de la vida eterna de Dios el Padre, o que lo desprecies y recibas las ira de Dios sobre ti.

«Algunos como criatura lo entienden,
Un hombre, o un ángel de Él es pensado»
Así como los discípulos le respondieron a Jesus: «Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.» la gente normalmente piensa de Jesús como una buena persona pero nada más, no piensan en Él como el Dios Todopoderoso.

«Ciertamente lo mismo que yo, ellos no sienten,
Ni se ven a sí mismos como un hombre perdido y desgraciado.»
Acá el autor del poema hace una comparación entre la gente que piensa tan pobremente de Jesús y él mismo. «Ellos no se ven a sí mismos como pecadores, viven como si no estuvieran en problemas con Dios; encambio yo, no soy digno del amor de este Jesús» (parafraseando).

«Tan culpable, tan incapaz me siento
En Su sangre no me atrevo a estar confiado,
Ni descanzar en Su protección acepto,
A menos que seguro estuviera: Él es el Dios Amado.»
El autor se siente tan indigno tan fuera de lugar ante tan grande gracia de nuestro Señor, pero el confía no en su propia fe sino en el poder de Dios y Su amor. De esta manera, él muestra la correcta visión que debemos tener de Jesús.

El poema sigue en su versión en Inglés, pero es muy, muy difícil traducir un poema. Espero que esta explicación sea clara y espero reflejar lo más posible la intención del autor. Dios te bendiga


Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 6 = 3