“Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado”.

– Mateo 28:19

«Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros».

– II Timoteo 2: 2

“No impongas las manos sobre nadie con ligereza, compartiendo así la responsabilidad por los pecados de otros ; guárdate libre de pecado».

– I Timoteo 5:22

La Gran Comisión ha sido dada a la iglesia, es obra de la iglesia y encuentra su cumplimiento en la expansión de la iglesia. Por lo tanto, las misiones bíblicas pueden describirse como una iglesia o colectivo de iglesias que envía un misionero bíblicamente calificado para plantar y nutrir otra iglesia de fe y práctica similares. Es por esta razón que la Gran Comisión o las misiones no pueden entenderse adecuadamente sin la doctrina de la iglesia. De hecho, la misiología podría, y probablemente debería, estudiarse como un subtítulo de la eclesiología más que como una disciplina independiente. En los próximos artículos, consideraremos brevemente cuatro roles principales de la iglesia local en la Gran Comisión.

La incubadora y el campo de entrenamiento de los misioneros

Dios puede y ha usado lo mejor y lo peor de las biografías misioneras, conferencias misioneras y manifestaciones de jóvenes para llamar a hombres y mujeres al campo misionero. Sin embargo, la verdadera incubadora de misioneros es la iglesia local.

Una iglesia bíblica es un instrumento poderoso en las manos de Dios. Un liderazgo que se ha dedicado a la teología bíblica, la predicación expositiva, la oración, la conversión genuina, el discipulado, el cuidado pastoral, la disciplina de la iglesia y la capacitación de hombres calificados como ancianos, dará muchos frutos. Con el tiempo, este fruto se derramará más allá de los límites de la iglesia en la forma de hombres y mujeres bíblicamente maduros, que son llamados por Dios a ir por todo el mundo y hacer discípulos.

Uno de los textos más mal entendidos y mal citados en toda la Biblia se encuentra en II Timoteo 2: 2.  El texto dice:

 «Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros».

La mayoría de las veces, este texto se usa para validar el ministerio de discipulado “uno a uno” o la “multiplicación de discípulos” en la iglesia local, ministerios universitarios y otras organizaciones paraeclesiásticas.[1] Sin embargo, aunque la multiplicación de discípulos ciertamente es un ministerio bíblico y digno, este no es el significado de II Timoteo 2: 2. En cambio, el apóstol Pablo está exhortando a Timoteo a que entrene a hombres “calificados como ancianos” que puedan pastorear la iglesia en Éfeso o ser enviados para ayudar en las iglesias y los esfuerzos de plantación de iglesias en otras regiones. Es similar a la explicación que Pablo le dio a Tito en la carta que lleva su nombre: «Por esta causa te dejé en Creta, para que pusieras en orden lo que queda, y designaras ancianos en cada ciudad como te mandé». [2]

La formación de misioneros en el contexto de una iglesia bíblica y por ancianos calificados bíblicamente es absolutamente esencial para la salud de todos nuestros esfuerzos misioneros.  ¿Por qué? Porque que la Gran Comisión no se trata simplemente de “hacer discípulos”, sino de reunir y organizar a estos discípulos en iglesias bíblicas.[3] Dado que la meta de nuestros esfuerzos misioneros es plantar iglesias bíblicas, el mejor campo de entrenamiento para el misionero es una iglesia bíblica.

La convicción anterior es firme. Sin embargo, no prohíbe que los ancianos y las iglesias locales trabajen en estrecha coordinación con institutos bíblicos, universidades bíblicas y seminarios.  Aunque vivimos en una era de secularismo y liberalismo, Dios se ha reservado muchas instituciones que no han doblado sus rodillas ante los Baales de este mundo, sino que aún creen que las Escrituras son la Palabra infalible de Dios. Estas instituciones están llenas de hombres que han pasado toda su vida estudiando las Escrituras, los idiomas, la historia de la iglesia, la arqueología, las misiones, etc. Sería descuidado en el mejor de los casos y pecaminoso en el peor que la iglesia local y sus ancianos rehuyeran tal recurso. Sin embargo, al trabajar en coordinación con estas instituciones, la iglesia y sus ancianos no deben simplemente «entregar» a uno de sus rebaños incluso a las mejores universidades y seminarios, más de lo que un padre no debe «regalar» su hijo a un tutor. Las universidades y los seminarios pueden ser de gran ayuda para la iglesia, pero no son la iglesia, no son un sustituto de la iglesia y no pueden hacer el trabajo de la iglesia. Aunque hay maestros piadosos y devotos que tendrán un gran impacto en sus estudiantes, no son los pastores de esos estudiantes.

Además, el discipulado de los creyentes es más que aprendizaje. También implica la construcción y el fomento de un carácter semejante al de Cristo en la comunidad de fe (es decir, la iglesia local). Asimismo, la formación de misioneros es más que la adquisición de conocimientos bíblicos. También es la aplicación de ese conocimiento en la plantación y edificación de la iglesia local. ¿Cómo se planta una iglesia en cualquier parte del mundo? De la misma manera que pastoreas una iglesia. Haces el trabajo de un evangelista y pastoreas a las personas que se convierten. Esto se aprende mejor en el contexto de una iglesia local bíblica y sus ancianos.

A veces, se ha culpado a los seminarios e incluso a las agencias misioneras de traspasar sus límites y usurpar el papel de la iglesia. Sin embargo, al menos parte de la culpa puede pertenecer a las iglesias locales y a sus ancianos que han sido negligentes en cumplir con los roles que Dios les dio.

 

Notas:

1. Paraiglesia: el prefijo griego pará significa «acompañar».  Por lo tanto, denota un ministerio que acompaña a la iglesia para ayudar.  Por ejemplo, se hace referencia al Espíritu Santo como el «ayudador», de la palabra griega parákletos [pará = al lado + kaléo = llamar], que literalmente denota a alguien que es «llamado al lado para ayudar».

2. Tito 1: 5

3. De los viajes misioneros de Pablo y las múltiples referencias a las iglesias en las epístolas, es innegable que la Gran Comisión implica plantar y nutrir iglesias bíblicas de la manera que Cristo prescribió en el Nuevo Testamento.

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

35 − = 33