“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentados, y se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse».

 – Hechos 2:1-4

Al considerar textos controvertidos y temas como el día de Pentecostés, debemos tener mucho cuidado de no ser reaccionarios.  En primer lugar, no podemos desarrollar nuestra teología reaccionando contra las herejías de nuestros días.  Si lo hacemos, habremos cometido algunas de las mismas falacias exegéticas [1] como aquellos contra los que estamos reaccionando.  En segundo lugar, no debemos permitir que los falsos maestros roben nuestra herencia, es decir, la vida y el poder del Espíritu.  El evangelicalismo está lleno de falsas enseñanzas sobre el Espíritu Santo.  De hecho, se han dicho y cometido atrocidades en Su nombre.  Sin embargo, no debemos permitir que tales enseñanzas falsas y comportamientos ridículos nos alejen del Espíritu Santo, nos cieguen a nuestra necesidad de Su vida y poder o nos hagan cerrar los ojos a las grandes promesas de las Escrituras.  En cambio, debemos mirar más de cerca el Día de Pentecostés y buscar recoger sus verdades esenciales para nosotros hoy.  Por lo tanto, durante el resto de este capítulo, consideraremos la profecía de Joel 2: 28-32 que Pedro citó el día de Pentecostés (Hechos 2: 16-18) y buscaremos entender cómo se aplica a la iglesia contemporánea y a la Gran Comisión y cómo es avanzada en nuestros días.

“Sino que esto es lo que fue dicho por medio del profeta Joel: Y sucederá en los Últimos días ,dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne; y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán , vuestros jóvenes verán visiones , y vuestros ancianos soñarán sueños; y aun sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré de mi Espíritu en esos días, y profetizarán.”[2]

El Pentecostés fue un evento único

Lo primero que debemos reconocer sobre el Pentecostés es que fue un evento único en la historia de la iglesia. Primero, fue el momento inaugural en el que el Espíritu de Dios se derramó sobre la iglesia, ¡y solo es posible tener una sola inauguración!  En segundo lugar, estuvo acompañado de un fenómeno espiritual único. Independientemente de lo que uno crea acerca del cese o la continuación de los dones espirituales, todos deben reconocer que hubo manifestaciones que son únicas del Pentecostés: un viento recio que soplaba, lenguas de fuego y la capacidad de hablar en los idiomas de las naciones [3].  Las señales milagrosas no se registran como ocurriendo juntas nuevamente ni siquiera en el libro de los Hechos;  ni siquiera en Hechos 4:31, donde se registra un derramamiento similar del Espíritu.

Es importante reconocer la singularidad del Día de Pentecostés para que no lo convirtamos en la prueba estándar para todos los demás derramamientos del Espíritu o avivamientos en la historia de la iglesia o en la actualidad. Simplemente no hay ninguna garantía bíblica para afirmar que todos los avivamientos o derramamientos posteriores del Espíritu deben ser evidenciados por manifestaciones sobrenaturales similares.  Debemos recordar que el énfasis en las profecías del Antiguo Testamento y las promesas de Cristo con respecto al futuro derramamiento del Espíritu, no fue un fenómeno sobrenatural, sino el poder de vivir para Dios y ser Sus testigos en la tierra [4]. ¡Cualquiera que es cautivado más por el ejercicio de las señales y prodigios que por la semejanza de Cristo y el poder de proclamar el evangelio demuestra una gran inmadurez en la fe!

El Pentecostés tiene una aplicación real a toda la era de la iglesia

En el texto anterior, citado por Pedro el día de Pentecostés, el profeta Joel comienza con las palabras «En los últimos días». La frase es clave para comprender tanto el significado como la aplicación de toda la profecía y, por lo tanto, es absolutamente esencial que se interprete correctamente. Dos interpretaciones actuales y populares son que los “últimos días” se refieren al tiempo justo antes de la segunda venida, o al reciente movimiento carismático del siglo XX.  Sin embargo, cuando miramos de cerca el texto en sí, queda claro el período de tiempo exacto al que se refiere Joel. Cuando los judíos incrédulos comenzaron a burlarse de los discípulos, Pedro respondió a su acusación declarando que los eventos que estaban contemplando eran un cumplimiento directo de la profecía de los “últimos días” de Joel.  Esto prueba que los “últimos días” comenzaron con la primera venida del Mesías, Su muerte expiatoria, exaltación y derramamiento del Espíritu. Los últimos días comenzaron hace casi dos mil años y continuarán hasta la segunda venida de Cristo en gloria.

Habiendo dicho esto, es importante entender que el derramamiento del Espíritu Santo en el Día de Pentecostés marcó el comienzo de la nueva era, y no el comienzo y el final en un evento singular. Es incorrecto pensar que la profecía de Joel se aplica solo al día de Pentecostés o limitar su aplicación solo a la iglesia primitiva. ¡Hacerlo sería redefinir los últimos días! También es incorrecto pensar que la promesa es solo para la era apostólica. ¡Lo asombroso de la profecía de Joel no es que el Espíritu se derramaría sobre los líderes (es decir, los apóstoles), sino que se derramaría sobre todo el pueblo de Dios: hijos, hijas, jóvenes y ancianos, esclavos, hombres y mujeres!

Es indiscutible que la profecía de Joel es para todos los cristianos de todas las generaciones y, de alguna manera, esta abundante provisión del Espíritu se promete a lo largo de toda la era de la Iglesia. ¿Significa esto que los sueños, las visiones y el hablar en otros idiomas deberían ser la norma en nuestra experiencia cristiana?  ¡Absolutamente no!  Uno de los grandes errores que a menudo se comete cuando los creyentes sinceros buscan interpretar la profecía de Joel es que fijan su atención en un elemento menor de la profecía y pierden la promesa mayor.  ¿Joel se deleita en el hecho de que el pueblo de Dios algún día «soñará sueños», «verá visiones» o «hablará en lenguas»? ¿Fue la gran esperanza y gozo de los profetas simplemente que llegaría el día en que el pueblo de Dios experimentaría un fenómeno sobrenatural?  ¡Absolutamente no! Como veremos, la profecía de Joel y otras similares declaran que los días del Mesías serían extraordinarios porque el pueblo de Dios poseería un conocimiento sin precedentes de Él y estaría revestido de Su vida y poder. Y así, vivirían una vida para agradarlo a Él y servir como Sus testigos a las naciones.

La profecía de Joel en su contexto adecuado

Una de las mayores razones de la confusión que rodea a la profecía de Joel es que a menudo se interpreta independientemente de las otras promesas del Nuevo Pacto.  Sin embargo, cuando comparamos la profecía de Joel con estas otras promesas, vemos grandes similitudes entre ellas, lo que a su vez nos ayuda a comprender las verdades que Joel busca comunicar.  De hecho, aprendemos que todos los profetas que hablaron de los “últimos días” del Mesías, hablaron en una voz singular y unida con respecto a las bendiciones que abundarían en la iglesia del Nuevo Testamento. Entre estas bendiciones, las más destacadas y mencionadas con frecuencia son la nueva naturaleza, un conocimiento extraordinario de Dios y Su voluntad, y el Espíritu que mora en nosotros, lo que resulta en una abundancia de vida y poder:

La nueva naturaleza:

«Y les daré un solo corazón y un solo camino».  – Jeremías 32:39

“Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne».  – Ezequiel 11:19

“Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne».  – Ezequiel 36:26

Un conocimiento extraordinario de Dios:

“Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazón la escribiré”.  – Jeremías 31:33

«Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: «Conoce al Señor », porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande —declara el Señor”. – Jeremías 31:34

“Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones”.  – Joel 2:28

«Porque la tierra se llenará del conocimiento de la gloria del SEÑOR, como las aguas cubren el mar».  – Habacuc 2:14;  Isaías 11: 9

El Espíritu Empoderador y que Mora en nosotros:

“Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas”.  – Ezequiel 36:27

 “Y profeticé como Él me había ordenado, y el espíritu entró en ellos, y vivieron y se pusieron en pie, un enorme e inmenso ejército”.  – Ezequiel 37:10

 «Derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne».  – Joel 2:28

 “Y aun sobre los siervos y las siervas derramaré mi Espíritu en esos días”.  – Joel 2:29

El énfasis principal de la profecía de Joel no es que los creyentes en el Mesías experimentarían las maravillas de la expresión profética, las visiones y los sueños.  En cambio, usa esta terminología común a los profetas para expresar algo mucho más grande: que la iglesia poseería un conocimiento extraordinario de Dios y Su voluntad. ¡La gran esperanza de Joel, así como la de los otros profetas, era que a través de la obra redentora del Mesías, el pueblo de Dios se transformaría radicalmente en una nueva creación, que poseería un conocimiento extraordinario de la persona y la voluntad de Dios, y que Dios moraría y fortalecería de una manera extraordinaria por el Espíritu Santo para que puedan vivir para la gloria de Dios y como un testimonio al mundo!

Esta es la verdad central de Joel y Pentecostés en la que debemos enfocarnos y anhelar.  No debemos buscar sueños o visiones o palabras de autodenominados profetas, sino que debemos buscar la verdad a medida que el Espíritu la revela a través de las Escrituras inspiradas e infalibles [5]. Debemos buscar la ayuda o empoderamiento cada vez mayor del Espíritu Santo para poder proclamar la Palabra con poder y vivir la Palabra que proclamamos.  Esto es lo que debemos buscar constantemente y esto es lo que nos ha sido prometido, no solo por los profetas del Antiguo Testamento, sino también por el mismo Jesús:

“El que cree en Mí, como ha dicho la Escritura: «De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva»”. 

 – Juan 7:38

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra”.

 – Hechos 1: 8

1. Las falacias exegéticas se refieren a errores en la interpretación de la Biblia que conducen a errores doctrinales y prácticos.

2. Hechos 2: 16-18

3. Hechos 2: 2-6

4. Hechos 1: 8

5. II Timoteo 3: 15-17

2 Comentarios

Ana Maria Silva Soto

Primero que nada ..confio en Dios que están todos bien…y lo segundo no más importante que lo primero como dice su palabra …porfavor ruego que sus últimos estudios sean con translate al español…please please please….GOS BLESS YOU


Responder

csantos624

Hola Ana María, estamos haciendo todo lo posible por traducir la mayor cantidad de material del hermano Paul que sea posible. En esta página Web podrás encontrar la mayor cantidad de los recursos de HeartCry, y también de los puritanos.


Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

71 + = 77