Matthew Poole escribe, “Si ellos (i.e. los sacrificios de animales) les hubiesen perfeccionado, i.e. perdonado, justificado, y librado de la culpa del pecado y castigo, no habría nada que preocupe, moleste o atormente sus almas, ellos ya no serían más acusados o condenados de pecado por sus conciencias, al ellos haber sido justificados y santificados por Dios”
Traducido de: MPC, Vol.3, p.853

Thomas Boston escribe, “La repetición de estos sacrificios mostraron su insuficiencia para la expiación del pecado. Por lo que la conciencia siendo una vez purificada y obtenida la remisión de pecado, no hay más ofrecimiento por el pecado, como nos lo dicen los apóstoles (Hebreos 10:18). Pero la repetición del sacrificio claramente nos hace conocer, que la persona por la cual es repetido el sacrificio está en la misma condición ahora que en la que estaba en el momento de la oblación (i.e. ofrecimiento) anterior. El Apóstol nos dice que si la ley pudiese hacer perfecto al hombre, entonces estos sacrificios  hubiesen dejado de ser ofrecidos, porque lo que los creyentes purificaron una vez no debería haber tenido más conciencia de pecado, pero en estos sacrificios hubo una remembranza de pecado nuevamente hecha cada año (Hebreos 10:2-3). Si la ira de Dios había sido apaciguada por ellos, ¿Por qué el fuego ardía perpetuamente sobre el altar? ¿Por qué este era alimentado continuamente con el cuerpo del ganado muerto? Tan a menudo como ellos ofrendaban, hubo una conciencia de pecado exaltada en los presentadores de éstos, y la iniquidad fue llamada a remembranza. Todo el conjunto escénico de la legal administración proclamaba en alto, que la ira de Dios contra el pecado no fue apaciguada, y que la culpa del alma no fue borrada. Si un hombre hubiese presentado un sacrificio por su pecado un día, y cállese en el mismo o en algún otro pecado antes del anochecer, él debió haber repetido su sacrificio por una nueva expiación. “¿Habría habido alguna eficacia en estos para purificar el pecado, entonces estos habrían cesado y no habría habido repetición de estos?”

Traducido de:  Works, Vol.1, p.455-456

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + = 14