“Cristo predicó, pero principalmente de Él mismo; Él reveló y mostró a Dios, pero al revelar y mostrarse a Sí mismo (Juan 14:9); Él llamó al los hombres, pero hacia Él mismo; Él mandó a los hombres a creer, pero en Él mismo (Juan 14:1); Él prometió vida eterna, la cual Él daría, pero a los hombres que creyeran en Él; Él ofreció salvación a miserables pecadores, pero a ser lograda por Él mismo; Él obró un temor de juicio venidero, pero a ser ejecutado por Él mismo; Él ofreció remisión de pecados, pero a aquellos que creyeron en Él mismo; Él prometió resurrección de la  muerte, el cual Él por Su propio poder y autoridad la llevaría a cabo. ¿Ahora quién podría hacer todo esto sino Dios? Un simple hombre, aún fiel y santo, habría vuelto a los hombres no a él sino a Dios: “Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por amor de Jesús” (II Corintios 4:5). Ellos no designaron ningún honor para ellos mismos, sino solo para Cristo; ellos eran reacios a transferir alguna parte de esta gloria a ellos mismos; igualmente sería Cristo si no hubiera sido Dios. Por lo tanto ¿qué deberían decir Sus discípulos, sino ‘Mi Señor, mi  Dios’?” (Obras, Vol.1, p.488).

Publicar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − = 16